miércoles, 24 de mayo de 2017

Rescatando Barbies IV

Hoy traigo algo especial, os voy adelantando que este rescate trae cola, literalmente... Y es que se trata de una Barbie sirenita de pelo rosa mitad humana, mitad ¡pez!


En cuanto la vi me encantó, creo que fue el pelo rosa lo que más llamó mi atención. Además de lo obvio, la cola de sirena. Estaba en bastantes malas condiciones, el pelo estaba algo descolorido además de muy enredado pero lo peor era la cola. Es de un material plástico blando que se había agrietado en varios puntos, sobre todo en la parte final, a la altura de donde estarían los pies y que coincide con la unión de la cola y la aleta (que es de un material plástico mucho más rígido que la que va ceñida al cuerpo).




En la espalda tiene una pequeña palanca que hace que los brazos y la cabeza se muevan un poquito, también tiene un resorte a la altura de las cadera que presionándolo hace que la cola oscile de delante a atrás. Las dos cosas hacen que de la sensación de que está nadando a pesar de que es prácticamente imposible accionar los dos sistemas a la vez pero Mattel no debe de haber pensado en eso.


Comenzamos con un baño muy necesario esta vez y, como siempre, limpio a fondo el cuerpo y lavo el pelo con champú normal sin frotar, con agua templada. Una vez hecho esto pasamos a tratar de desenredar esa melena rosa y dejamos a remojo el pelo en un recipiente con agua muy caliente y medio tapón de suavizante de ropa. Ya sabéis que yo intento que la cabeza no quede sumergida del todo para que el maquillaje de la muñeca no se estropee durante la hora que tiene que estar sumergida.
Y después aclaramos toda la melena y la secamos con una toalla. Ahora toca desenredar el pelo, con un cepillo y agarrando bien la cabeza para no romperla vamos cepillando el pelo por secciones pequeñas y lo dejamos secar al aire.


Normalmente mi trabajo terminaría aquí porque no puedo ponerle demasiada ropa a una sirenita pero en este caso me di cuenta de que la cola estaba realmente mal y se me ocurrió inventarme algo para restaurarla. Como yo no voy a jugar con ella no necesito que tenga movilidad, mi sirenita estará tranquilamente sentada en una estantería por eso no me importa que la cola esté más o menos rígida, tenlo en cuenta si quieres probar:


Lo primero que hice fue pegar el trozo roto de la unión a la aleta, la fijé con whasitape de papel de un color parecido y después usando una pinza y pegamento fuerte fui uniendo los trocitos. 




Más o menos reparado este tema pasé a pintar toda la superficie de la cola, no tenía un color uniforme, se notaba mucho que cola y aleta eran de dos materiales diferentes (y de dos verdes diferentes) así que primero di una base verde para unificar (la pintura acrílica que está en el medio de la imagen). También se veía desgastada en la zona de las caderas.


Para darle más dimensión y profundidad añadí un poco de verde en otro tono usando un pincel de esponja y a toquecitos, sin arrastrar la pintura y sin cargar demasiado el pincel. Me centré sobre todo en la parte de abajo.

Después usé pintura acrílica dorada, quería conseguir un poco ese brillo metálico característico de las escamas de los peces. Lo apliqué con la esponja de la misma forma que el segundo verde pero con mucha menos cantidad.

Para terminar y darle un poco de brillo hice una mezcla de agua y cola blanca, ese barniz casero que se usa para miles de proyectos, y la pasé con un pincel por toda la cola, insistiendo en las zonas con más grietas como a la altura de las rodillas. Antes de que se secara usé un poquito de purpurina blanca (vi que la original tenía ese toque) pero no me quise pasar con esto... en general no me gustan las cosas brillantes.


¡Y así quedó la colita!
Es un poco complicado hacer una foto decente de ella entera así que siento tener que enseñárosla por partes. Finalmente así la tengo colocada:



El sujetador sirenil pertenece a mi antigua Barbie sirenita de los 90 (que todavía está viva, igual os la enseño un día de estos) y menos mal porque sino no habría sabido que ponerle...
Saber qué Barbie era, en este caso, fue muy fácil. Es una Barbie Sirena Fantasía de 2002 y en su embalaje original hubiera sido así de bonita:

Al ver la imagen de la muñeca original me di cuenta de que ha perdido mucha intensidad en el color del pelo pero aún así estoy muy contenta con el resultado, me parece una muñeca muy bonita y si me canso de verla con su cola de sirenita siempre puedo reubicar su cabeza en un cuerpo de Barbie normal... pero por ahora seguirá nadando en mi estantería.

Quiero dar las gracias y dedicar este post a mi amiga Esther por contarme que ha restaurado las muñecas de su hija gracias a mis experiencias en el blog, que esto sirva de utilidad me hace muy feliz.

¡Hasta pronto!



jueves, 18 de mayo de 2017

Láminas descargables de neones

Los clásicos neones americanos de boleras, capillas o moteles de carretera siempre me han fascinado y hoy los he utilizado como excusa para hacer dos ilustraciones y dos láminas descargables


... Y cuanto más viejos más me gustan, me parecen una maravilla visual. Tengo una colección de imágenes de algunos de los que más me han gustado y ya tenía ganas de utilizarlos de inspiración para hacer algo. 

Os dejos por aquí dos pósters o láminas descargables para decorar vuestras paredes. Están en PDF descargable directamente listo para imprimir.



Yo creo que me voy a imprimir los dos...

¡Hasta pronto!



miércoles, 10 de mayo de 2017

Gafas para Barbie

¿Es que nadie piensa en las pobres Barbies miopes? Afortunadamente se me ha ocurrido una idea para que tú mismo puedas hacer gafas y gafotas de todos los colores y para cualquier tipo de muñeca


Esta técnica la he usado varias veces para hacer gafas a mis animalitos de crochet pero nunca lo había intentando a tamaño tan reducido. A pesar de lo que pueda parecer, no voy a trabajar con clips de colores sino con alambre desde cero. Estos son los materiales:


Necesitamos un rollito de alambre fino, de ese que se dobla con solo tocarlo, unos alicates para cortar, yo uso otros alicates de bisutería alargados para moldear algunas partes y la pintura que queráis para pintar las gafitas. Yo he usado acrílico y pintauñas de colores.


Comenzamos cortando un trocito de alambre, sed generosos porque lo peor es quedarse corto en esto, unos 15 o 16 centímetros.


Necesitáis algo que os sirva de molde para curvar el alambre, yo he cogido un boli redondo sin complicarme la vida. La cosa es rodear el boli con el alambre consiguiendo el cirulito lo más perfecto que se pueda.

Ok, la primera parte ya está, ahora viene lo complicado...


Para hacer la otra parte de la mini-montura tenemos que tratar de conseguir un círculo lo más parecido posible al primero que hemos hecho. Para ello dejo un espacio antes de empezar a curvar el alambre por segunda vez que servirá de "puente" en las gafas finales. Hazlo despacito que no tenemos prisa.

Más o menos conseguido llega el momento de darle forma a las patillas, yo uso los alicates para dirigir el alambre donde prefiero.


Y así estamos, con una patilla enorme y otra más o menos. Ahora debes calcular aproximadamente el tamaño de patilla que necesitan tus muñecas y a partir de ahí cortar con el alicate el alambre a la misma medida en los dos lados. Es por esto que es mejor que sobre alambre a que en este punto te falte...



Así va la cosa... Barbie está contenta...


Que sepáis que una no es perfecta y se equivoca mil veces antes de que salga algo medianamente bien, como en todo, hay que practicar, pero está bien que veáis que he tenido que hacer unos cuantos intentos y que no pasa nada porque no salga a la primera.


Vamos con el color de tus mini-gafas, yo he usado pintauñas y acrílico y me gusta mucho más el resultado del pintauñas.


Me viene muy arriba y me puse a hacer unas cuantas muestras más. Al final salieron 8 modelos de gafas diferentes, puedes experimentar para intentar que salgan más grandes con bolis más gorditos o cuadradas por ejemplo...








Este fue el resultado, para que veáis como quedan en las muñecas. Se que no son perfectas ni mucho menos pero creo que es divertido y diferente el toque que les dan y como buena miope que soy desde los 21 años no podía dejar a mis pobres Barbies sin gafas...


¡Todos a hacer gafas en casa!

¡Hasta pronto!




miércoles, 3 de mayo de 2017

Tarjetas descargables para el Día de la Madre

Descarga e imprime una tarjeta para celebrar el Día de la madre que, por si no lo recuerdas, es este próximo domingo


Este año me he portado muy bien y he hecho tres postales de lo más cuqui... pero os recuerdo a los que preferís otras opciones que el año pasado hice algunas tarjetas muy divertidas que quizá se adapten más a vuestros gustos, aquí las tenéis.

Las tarjetas de este año, como siempre, vienen preparadas para imprimir en un folio normal A4 que luego podrás doblar a la mitad de maera que dentro habrá espacio para escribir un mensaje más personal. El link de cada postal está debajo de su imagen.






¡Felicidades a todas las madres! Especialmente este año yo se lo dedico a mi amiga Sofi que está ya casi a punto de volver a ser mami.

¡Hasta pronto!



jueves, 27 de abril de 2017

Calendario Mayo 2017

Aprovecho la ocasión para, además de dejaros el calendario descargable de mayo, presentaros a uno de mis ilustradores preferidos: Walter Trier


Ya sabéis, los que pasáis por aquí de vez en cuando, que me encanta la ilustración de los años 40-50-60 y que colecciono todo tipo de imágenes de la época. Me gusta tenerlas restauradas y ordenadas porque son un buen método de inspiración para mi. 

Para hacer este calendario de mayo he utilizado una portada de la revista Lilliput de 1946, el número de septiembre me parecía perfecto para ilustrar el mes. 


Lilliput era una revista antifascista británica bastante popular durante la II Guerra Mundial, Walter Trier era hijo de padres judíos alemanes, había vivido en Berlín y se había exiliado a Londres huyendo de los nazis así que el tema le implicaba directamente. Las primeras 147 portadas de Lilliput, desde su nacimiento hasta 1949, fueron dibujadas por Trier y en todas ellas hay siempre una pareja y un perrito como protagonistas.


A lo largo de su carrera Trier también ilustró libros infantiles y fue muralista pero su mayor legado ha sido sin duda esas 147 portadas de Lilliput con una tipografía maravillosa y una paleta de color extraordinaria. Portadas alegres que no pretendían ni atacar ni criticar, simplemente proporcionar unas horas de diversión a sus lectores. 

Trier bien se merece un homenaje, hay muy pocos ilustradores que se hayan implicado de esa forma con una publicación durante 12 años ininterrumpidos. Desde mi pequeño blog yo le dedico al menos este mes de mayo, espero que os guste su ilustración y que descarguéis e imprimáis el calendario y esta historia os acompañe todo el mes.

¡Hasta pronto!